Empleados-1440x564_c
Raquel Vera Romera

AQUA CAMPIÑA SA HA SIDO CONDENADA Y DEBE APLICAR EL CONVENIO PROPIO.

Después de más de dos años, por fin, los trabajadores de Aqua Campiña SA, empresa concesionaria del servicio de abastecimiento de agua y depuración de Ecija, han visto sus pretensiones reconocidas por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucia, sede Sevilla, declararando la validez del convenio propio de empresa y su debida aplicación, en contra, de lo sostenido por esta empresa.Allá por el año 2013 y en plena negociación colectiva la empresa decidió dejar de aplicar el convenio propio, alegando decaimiento del mismo. Este fue el principio de una dura batalla que aún no ha terminado. A partir de este momento, y en los meses sucesivos los trabajadores al completo pudieron comprobar en sus bolsillos como la empresa concesionaria del Ayuntamiento de Ecija, les modificaba las condiciones laborales, les dejaba de aplicar el convenio en vigor y les cambiaba desde los horarios hasta el ratito del bocadillo. Hicieron, desde la concesionaria, una modificación sustancial al amparo del convenio estatal que impusieron y les rebajaron los salarios en una horquilla del 10 al 40%, y todo esto, gratis. Porque con esta reforma laboral hasta las tropelías, los abusos y el sin razón de la gerencia y el anterior órgano de administración sale, gratis.

Ha habido familias cuyos hijos ya no han seguido estudiando y ha habido otras que para pagar a sus abogados, han hecho auténticos esfuerzos económicos; Y ha habido trabajadores que han ayudado a sus compañeros haciendo frente a determinados gastos de la familia. Y todo esto gracias al nefasto hacer de la empresa que jamás ha considerado cuestión distinta a la conveniencia de la concesionaria y de su accionista mayoritaria, desoyendo el pedir y sentir de toda una plantilla.

Cuando el día 12 de mayo de 2016 me notificaron la sentencia, la emoción no fue por tener una sentencia más a favor, sino porque esperaba sinceramente que la concesionaria de Ecija, ahora de verdad, dejaría de sangrar a sus trabajadores. La alegría de aquellos a los que se la envié esa misma tarde era tal que yo creo que, a más de uno, le pudo la emoción. A esta letrada también, pero, seguimos sin ver aplicado nuestro convenio y seguimos sin que la concesionaria cumpla la sentencia, voluntariamente.

Y ahora ¿qué?, pensarán. Pues, a seguir peleando por lo que entiendo son derechos de los trabajadores. A seguir trabajando por esta plantilla y por recuperar sus derechos económicos perdidos y a seguir batallando por y para, porque para eso estamos. Al final todo saldrá bien, y si no sale bien es que no es el final.

Raquel Vera Romera

Abogada del Ilustre Colegio de Alicante. Máster en Fiscalidad Univ. de Alicante. Máster en Fiscalidad UDIMA. Máster en Asesoría Laboral UDIMA.

Raquel Vera Romera
Autor: Raquel Vera Romera Abogada del Ilustre Colegio de Alicante. Máster en Fiscalidad Univ. de Alicante. Máster en Fiscalidad UDIMA. Máster en Asesoría Laboral UDIMA.

Últimas entradas

Ver todas las entradas de