Segunda oportunidad
Francisco Ruiz Ortiz

EL MECANISMO DE LA SEGUNDA OPORTINIDAD EN MATERIA CONCURSAL

El 1 de marzo pasado ha entrado en vigor el RD-L 1/2015, de 27 de febrero de mecanismo de segunda oportunidad, reducción carga financiera y otras medidas de 0rden social, ha modificado diversas Leyes entre ellas la Ley Concursal y la Ley del IRPF.
El objeto del presente artículo es analizar las modificaciones de la Ley Concursal en materia de segunda oportunidad.
Tal como indica la Exposición de Motivos consiste en que una persona física a pesar de su tropiezo económico o empresarial, pueda o tenga la, posibilidad de encarrilar su vida e incluso de tener nuevas iniciativas empresariales.


Se aplica para los casos de liquidación o de archivo por insuficiencia de masa, la regla general de subsistencia de responsabilidad del deudor por los créditos insatisfechos, salvo que se aplique el beneficio de la exoneración del pasivo. Es por tanto, este, una excepción a la regla general.

Para aplicar este beneficio se exige, que el deudor sea una persona natural, el concurso debe de haber terminado en liquidación o por insuficiencia de masa y debe de ser un deudor de buena fe. ( Concurso no culpable) y por ultimo presentación de una solicitud de exoneración del pasivo no pagado ante el Juez del Concurso.

Si la Administración Concursa lo y los acreedores personados están de acuerdo o no se oponen, el Juez del concurso concederá con carácter provisional tal beneficio.

El citado beneficio alcanzará a los créditos ordinarios y subordinados pendientes , excepto los de alimentos y derecho público que se regirán por su normativa específica, respecto a los privilegiados de carácter especial, la parte de la misma que no quede satisfecha con la ejecución quedará exonerada, salvo que se clasificará en una categoría distinta a ordinario o subordinado.
El beneficio de la exoneración se extiende al cónyuge en régimen de gananciales respecto de las deudas anteriores al concurso, los acreedores podrán seguir dirigiéndose frente a los obligados solidariamente con el deudor concursado, fiadores y avalistas.
Las deudas no exoneradas deberán de ser satisfechas por el deudor en los 5 años siguientes salvo que tengan un vencimiento superior, sin intereses y con proposición de plan de pago.

Cualquier acreedor puede solicitar al Juez del concurso la revocación del citado privilegio si demostrará la mala fe del deudor o este hubiera ocultado bienes o mejorase sustancialmente su situación económica.

Transcurridos los 5 años sin revocación el Juez del concurso, a petición del deudor concursado dictará auto reconociendo con carácter definitivo la exoneración del pasivo, incluso si el deudor no hubieses cumplido con la totalidad del plan de pagos pero el 50 % de sus ingresos inembargables lo hubiera dedicado al mismo. Contra dicha Resolución no cabe recurso alguno.

Francisco Ruiz Ortiz. Economista -Asesor Fiscal

Francisco Ruiz Ortiz

Economista por la Universidad de Sevilla y Auditor de cuentas.

Francisco Ruiz Ortiz
Autor: Francisco Ruiz Ortiz Economista por la Universidad de Sevilla y Auditor de cuentas.

Últimas entradas

Ver todas las entradas de