María de los Ángeles Calderón Ballesteros

El pago del FOGASA en la declaración de la renta

El Fogasa o Fondo de Garantía Salarial es el encargado, entre otras cosas, de hacerse cargo de las nóminas de los trabajadores así como del importe de las indemnizaciones por despido, cuando la empresa no puede hacerlo por estar en quiebra o cualquier otra situación.

Como la efectividad de dicha obligación suele demorarse, el trabajador tendrá que aplicar las reglas especiales de imputación temporal que establece la Ley del IRPF (artículo 14.2).

Cuando un contribuyente recibe una prestación por parte del FOGASA, debe de diferenciar el origen de la prestación entre salarios o indemnización por despido para poder aplicar a este rendimiento la tributación adecuada.

Las cantidades pagadas por el FOGASA en concepto de salarios, tienen naturaleza de rendimientos del trabajo.

Pero debemos de diferenciar dos casos:

  • Los pagos del FOGASA que corresponden a periodos anteriores pueden demorarse pero no existir un litigio sobre su percepción.
  • En este caso, en el año en que se perciben dichas retribuciones se imputarán a los distintos ejercicios en que las mismas se generaron, a través de la presentación de las correspondientes autoliquidaciones complementarias, Las autoliquidaciones se presentará en el plazo que media entre la fecha en que se perciban y el final del inmediato siguiente plazo de declaraciones por el impuesto.

Pagos del FOGASA percibidos por existir un litigio sobre el derecho a percibir esas retribuciones, en caso de ganar el litigio, las cantidades pagadas por el FOGASA se declaran como rendimiento del trabajo del ejercicio en el que la “resolución judicial” es firme. Por lo que en este caso se ha de incluir el total del importe percibido por el FOGASA en concepto de salarios en la Declaración de la Renta del ejercicio en que la resolución judicial adquiere firmeza, como rendimientos del trabajo.
En ambos casos el contribuyente no incurrirá en sanción, ni intereses de demora, ni recargo alguno.
Es necesario recordar, que si los rendimientos del trabajo percibidos por el FOGASA referentes a ejercicios anteriores ya han sido declarados en las Declaraciones de la Renta de los ejercicios anteriores, no existirá obligación de tributar por ellos.

Al igual ocurre con las cantidades pagadas por el FOGASA en concepto de indemnización por despido, diferenciamos dos casos en función del importe de la indemnización.

Si la indemnización es por importe inferior a la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores (límite establecido en el artículo 7 e) de la Ley 35/2006 de 28 de Noviembre) estará exenta de tributación. El importe de la indemnización exenta a que se refiere esta letra tendrá como límite la cantidad de 180.000 euros.

Si el importe supera esta cuantía establecida, el contribuyente deberá presentar una Declaración Complementaria, sin sanción, ni intereses de demora, ni recargo alguno, imputándose al año correspondiente.

El caso más común respecto a cantidades pagadas por el FOGASA en concepto de indemnización por despido es el primero, por lo que suelen estar exentas de tributación.

María de los Ángeles Calderón Ballesteros

Economista por la Universidad de Sevilla. Máster en Auditoria por la Universidad de Sevilla.

María de los Ángeles Calderón Ballesteros
Autor: María de los Ángeles Calderón Ballesteros Economista por la Universidad de Sevilla. Máster en Auditoria por la Universidad de Sevilla.

Últimas entradas

Ver todas las entradas de