Empleados-1440x564_c
Beatriz García Sánchez

Inspección de Trabajo

Si una empresa tiene una Inspección de Trabajo y le solicita los contratos de trabajo, nóminas y registro horario, por ejemplo, pueden pasar lo siguientes casos:
Por un lado, si las actuaciones se han interrumpido por más de cinco meses, la inspección se determina como caducada.

Por otro lado, la inspección habrá caducado también si han pasado más de nueve meses desde su inicio, aunque no haya habido interrupciones de más de cinco meses. Estos nueve meses comienzan a contar desde el día en que el inspector visitó a la empresa o el día en que se compareció si se envió un requerimiento de documentación.

En la caducidad de la inspección se tiene en cuenta la ineficiencia de las actuaciones realizadas, es decir, el cómputo del plazo de prescripción no se habrá interrumpido, con lo que la empresa se puede beneficiar si vuelve a recibir una inspección para revisar los mismos hechos.

Hay que saber que las infracciones laborales prescriben a los tres años, excepto el registro horario a tiempo parcial, que se debe conservar durante cuatro años; las infracciones en materia de cotización a la Seguridad Social prescriben a los cuatro años; y las infracciones de prevención de riesgos prescriben al año las leves, a los tres años las graves y a los cinco las muy graves.

Beatriz García Sánchez

Especialista en Gestión de Recursos Humanos.

Beatriz García Sánchez
Autor: Beatriz García Sánchez Especialista en Gestión de Recursos Humanos.

Últimas entradas

Ver todas las entradas de