Impuestos
Juan Francisco Cabrera Limón

IVA. REGIMEN ESPECIAL DE BIENES USADOS (REBU). FUNCIONAMIENTO.

No es la primera vez que nos hacemos preguntas sobre QUÉ ES EL REBU Y A QUÉ BIENES o a qué operaciones puede aplicarse este régimen especial.

BIENES A LOS QUE SE APLICA.

Bienes Usados

Bienes muebles utilizados por un tercero, susceptibles de reutilización y adquiridos para su reventa.

No tienen la consideración de bienes usados, los utilizados, renovados o transformados por el propio sujeto pasivo revendedor o por su cuenta, ni los materiales de recuperación, envases, embalajes, oro, platino y piedras preciosas.

Objetos de arte

Cuadros, pinturas, dibujos, grabados, estampas, litografías, esculturas, estatuas, vaciados de esculturas, tapicerías, textiles, murales, cerámica, esmaltes sobre cobre, fotografías (deben cumplir determinados requisitos previstos en el artículo 136 LIVA)

a)    Antigüedades:

Bienes muebles que tengan más de 100 años de antigüedad y no sean objetos de arte o de colección.

Objetos de colección:

Los artículos de filatelia y las colecciones y especímenes para colecciones de zoología, botánica, mineralogía o anatomía, o que tengan interés histórico, arqueológico, paleontológico, etnográfico o numismático.

En ningún caso se aplica este régimen especial al oro de inversión, el cual está acogido a otro régimen especial de IVA.

EN QUÉ OPERACIONES SE APLICA.

 Venta de bienes usados. Cuando hayan sido adquiridos a:  

  • Particulares
  • Empresarios o profesionales de otros Estados miembros que tributen en régimen de franquicia.
  • Empresarios o profesionales que entreguen el bien en virtud de una operación exenta por haber sido utilizados por el transmitente en operaciones exentas sin derecho a deducción o bien por haber sido adquisiciones que no dieron derecho a deducir las cuotas soportadas.
  • Otro revendedor que se lo entregue aplicando este mismo régimen.

 

  • Venta de antigüedades y objetos de colección. Cuando se encuentren en alguno de los supuestos anteriores o hayan sido importados por el propio revendedor.
  • Venta de objetos de arte. Cuando se encuentren en alguno de los supuestos anteriores o hayan sido adquiridos a empresas o profesionales que sean autores o derechohabientes de los mismos.  Asimismo, se aplicará de forma transitoria cuando se haya adquirido a empresarios o profesionales distintos de los revendedores si en su adquisición se soportó un tipo reducido.

CÓMO FUNCIONA.

 Este régimen se caracteriza por una forma especial de determinar la base imponible para calcular el IVA devengado en cada autoliquidación. Existen dos sistemas:

Determinación de la Base imponible operación por operación:

En este sistema, el sujeto pasivo revendedor puede aplicar a sus entregas:

1º.- El régimen especial REBU, lo que supone que:

a)    En las transmisiones repercutirá el IVA, aplicando el tipo impositivo correspondiente al bien entregado a la base imponible determinada a través de un procedimiento especial.

La base imponible es el margen de beneficio obtenido en cada operación, sin incluir el IVA:

Margen de beneficio = Precio de venta (IVA incluido) – Precio de compra (IVA incluido) 

BI= Margen de beneficio  x 100 ÷ (100 + tipo impositivo aplicable)

b)    El IVA soportado en las adquisiciones de los bienes revendidos no es deducible, sin perjuicio de la deducción de las restantes cuotas soportadas en el ejercicio de su actividad (teléfono, alquileres, etc.).

2º.- El régimen general del Impuesto (el sujeto pasivo revendedor puede no aplicar el régimen especial en sus entregas sin necesidad de comunicación expresa a la Administración tributaria), lo que supone que:

a)    Debe repercutir el IVA sobre la totalidad de la contraprestación.

b)    Puede deducir las cuotas que eventualmente hubiesen soportado en la adquisición de los bienes revendidos, aunque sin poder practicar la deducción hasta que se devenguen las correspondientes entregas.

 

 

 

  • Determinación de la Base imponible de forma global:

Se aplica a determinados bienes previa opción del sujeto pasivo al presentar la declaración (modelo 036) de comienzo de la actividad o en el mes de diciembre anterior al año en que deba surtir efectos, y hasta su renuncia, que no puede producirse hasta la finalización del año natural siguiente.

Solo podrá aplicarse a los siguientes bienes:

a)    Sellos, efectos timbrados, billetes y monedas de interés filatélico o numismático.

b)    Discos, cintas magnéticas y otros soportes sonoros o de imagen.

c)    Libros, revistas y otras publicaciones.

d)    Bienes autorizados por el Departamento de Gestión Tributaria de la AEAT previa solicitud del interesado. La Administración puede revocar esta autorización cuando no se den las circunstancias que la motivaron.

 

La base imponible está constituida por el margen de beneficio global para cada período de liquidación minorado en la cuota del IVA que corresponde a este margen:

Margen de beneficio global  = Precio de venta (IVA incluido), de las entregas de bienes del período de liquidación – Precio de compra (IVA incluido), de los bienes adquiridos en ese mismo período. 

BI= Margen de beneficio global x 100 ÷ (100 + tipo impositivo aplicable)

Si este margen es negativo, la base imponible será cero y el margen se añadirá al importe de las compras del período siguiente.

Los sujetos pasivos que opten por esta modalidad deben realizar una regularización anual de sus existencias, para lo cual deberá calcularse la diferencia entre el saldo final e inicial de las existencias de cada año y añadir esa diferencia, si fuese positiva, al importe de las ventas del último período y si fuese negativa añadirla al importe de las compras del mismo período.

Cuando el sujeto pasivo haya optado por la determinación de la base imponible mediante el margen de beneficio global, debe determinar por este procedimiento la base imponible de todas las entregas de bienes a que se refiere la aplicación de dicho régimen, sin que pueda aplicar el régimen general del Impuesto respecto de tales entregas.

En las facturas que documenten las operaciones sujetas a REBU, ya sea por un método u otro, los sujetos pasivos no podrán consignar separadamente la cuota repercutida, debiendo entenderse ésta comprendida en el precio total de la operación.

Juan Francisco Cabrera Limón

Economista por la Universidad de Sevilla y Auditor de cuentas

Juan Francisco Cabrera Limón
Autor: Juan Francisco Cabrera Limón Economista por la Universidad de Sevilla y Auditor de cuentas

Últimas entradas

Ver todas las entradas de