300914noti01jv_a
Gonzalo Albarracín González

LA NUEVA REFORMA DE LA LEY GENERAL TRIBUTARIA DA EL OK AL NUEVO SISTEMA DE SUMINISTRO INMEDIATO DE INFORMACIÓN DENOMINADO (SII)

La reforma de la Ley General Tributaria, que precisamente entró en vigor el pasado Lunes, establece la obligatoriedad de la llevanza telemática de los libros de registro y tendrá un desarrollo reglamentario de las obligaciones formales que necesita el nuevo sistema de suministro inmediato de información (SII).

El sistema será obligatorio a partir de enero de 2017 para para un colectivo de unos 62.000 contribuyentes, formado por grandes empresas, grupos de IVA e inscritos en el régimen de devolución mensual aunque ya para el próximo enero habrá muchas empresas que de forma voluntaria se acogerán a él. El Corte Inglés, Repsol, Mercadona, Endesa o Iberdrola han anunciado que iniciarán de forma voluntaria el plan de control electrónico de IVA en tiempo real. Y está previsto que en 2019-2020 ya sea obligatorio para los tres millones de empresas registradas en España.

El cambio planteado consiste en establecer la obligación de remitir el detalle de registro de las facturas (no las facturas propiamente dichas) que deben hacerse constar en los ‘libros registro’. Estos envíos a la Agencia Tributaria implicarán llevar los libros registro de IVA a través de la página web de la Agencia (www.agenciatributaria.es), donde esos libros se irán formando con cada uno de los envíos del detalle de las operaciones realizadas.

La información a remitir incluirá los elementos esenciales de la factura expedida o recibida y, en el caso del registro de las facturas recibidas, la cuota deducible. Paralelamente, se eliminará la posibilidad de realizar asientos resúmenes (incluso en el caso de tiques) con la finalidad de facilitar el automatismo en el envío de los registros de facturación y, a su vez, mejorar las herramientas de control y la detección del denominado ‘software de doble uso’ (programas informáticos que permiten la ocultación de ventas).
Para realizar el envío de la información a la Agencia Tributaria, los contribuyentes adscritos al sistema dispondrán de un plazo máximo de cuatro días desde el momento en que emitan o reciban una factura. En cualquier momento, accediendo a la web de la Agencia el contribuyente podrá consultar tanto la información remitida por él mismo, como aquella imputada a través de información de terceros que también hayan facilitado los registros de forma electrónica.
Los adscritos ya no presentarán los modelos 340 (libros registro), 347 (operaciones con terceros) y 390 (resumen anual) simplemente con la información recibida y la que conste en la base de datos, la AEAT elaborará los datos fiscales del contribuyente, a efectos del IVA, facilitando la declaración del impuesto.

Fuente AEAT y Expansión.

Gonzalo Albarracín González

Economista por Universidad CEADE (País de Gales). Máster Finanzas Cajasol. Máster Derecho Tributario Cajasol.

Gonzalo Albarracín González
Autor: Gonzalo Albarracín González Economista por Universidad CEADE (País de Gales). Máster Finanzas Cajasol. Máster Derecho Tributario Cajasol.

Últimas entradas

Ver todas las entradas de