F4
Juan Francisco Cabrera Limón

LA OPINION DENEGADA EN EL INFORME DE AUDITORIA: ¿COMO AFECTA AL DEPOSITO DE CUENTAS ANUALES?

La Dirección General de los Registros y del Notariado, en su última resolución del 18 de septiembre de 2014, ha resuelto impidiendo el depósito de las cuentas anuales de una sociedad mercantil ante un informe de auditoría de cuentas en el cual, el auditor de cuentas no puede expresar una opinión por las limitaciones al alcance en el desarrollo del trabajo de auditoria.

Aunque existen resoluciones anteriores sobre este tema, tales como las resoluciones de 8 de enero de 2014 y de 11 de marzo de 2014, aparentemente contradictorias, hay que tener en cuenta las bases de los citados pronunciamientos. Es decir, aunque parezcan resoluciones contradictorias entre sí, y con la propia del 18 de septiembre de 2014, no lo son, puesto que dichas resoluciones se resuelven a partir de si el auditor de cuentas ha podido realizar su trabajo de acuerdo con la normativa vigente, o por el contrario, le han venido impuestas ciertas limitaciones a la realización del mismo.

Pongámonos en situación con el caso concreto de la Resolución del 18 de septiembre de 2014:

1.- auditor de cuentas nombrado por el Registro Mercantil a instancia de la minoría.

2.-De dicho informe resulta lo siguiente: «20. Debido al efecto muy significativo de las limitaciones al alcance de nuestra auditoría descrita en los párrafos 2 a 16 y sin perjuicio de los efectos de las salvedades mencionadas en los párrafos 17 a 19 anteriores, no podemos expresar una opinión sobre las cuentas anuales abreviadas del ejercicio 2012 adjuntas».

3.- En el supuesto de la imposibilidad del auditor de expresar una opinión debido al efecto muy significativo de las limitaciones al alcance de la misma, la admisión del depósito de cuentas implicaría una frustración de la finalidad de la ley así como de los derechos de los socios que instaron la auditoría y de los terceros, en su caso.

4.- En consecuencia, la DGRN establece que “es forzoso reconocer que no toda opinión denegada tiene por qué implicar necesariamente el rechazo del depósito de cuentas. La conclusión anterior conlleva determinar en qué supuestos un informe de auditor con opinión denegada por existencia de reservas o salvedades es hábil a los efectos del depósito de cuentas.

No se trata de una cuestión sencilla. Hay que partir en cualquier caso de que la finalidad de la norma es dar satisfacción al interés de socios y terceros o de un socio minoritario en que se nombre «un auditor de cuentas para que efectúe la revisión de las cuentas anuales de un determinado ejercicio (artículos 263.1 y 265.2 de la Ley de Sociedades de Capital)». Será por tanto este baremo el que ha de servir de guía para determinar si el informe aportado cumple o no con dicha finalidad. Al respecto tiene declarado esta Dirección General que el informe no puede servir de soporte al depósito de cuentas cuando del mismo no pueda deducirse racionalmente ninguna información clara, al limitarse a expresar la ausencia de opinión sobre los extremos auditados.”

Juan Francisco Cabrera Limón

Economista por la Universidad de Sevilla y Auditor de cuentas

Juan Francisco Cabrera Limón
Autor: Juan Francisco Cabrera Limón Economista por la Universidad de Sevilla y Auditor de cuentas

Últimas entradas

Ver todas las entradas de