unnamed
Gonzalo Albarracín González

Mi sociedad ha tenido Pérdidas.

¿Registro Contablemente las bases imponibles negativas?

A la hora de cerrar contablemente un ejercicio con pérdidas nos encontramos ante la duda de registrar o no ese derecho de compensación.

Según el PGC 2007 los activos son los bienes, derechos y otros recursos controlados económicamente por la empresa, resultantes de sucesos pasados de los que se espera obtener beneficios o rendimientos económicos en el futuro.
Es decir, por una parte tenemos que esa operación si se puede registrar por ser el reconocimiento de un activo “un derecho de compensación” que se puede producir en los próximos años. Pero por otra si se trata de un activo “se espera obtener beneficio de el en el futuro” deberíamos tener cierta evidencia de que la sociedad va a dar beneficios en el futuro para poder realizar la compensación ya que el derecho es de compensación y no de devolución.

La norma de valoración 13 en su punto 2.3 establece que atendiendo al principio de prudencia solo debemos reconocer los créditos a favor de la empresa en la medida en que resulte probable que la entidad obtenga beneficios en los próximos ejercicios que permitan compensar las citadas perdidas en un plazo no superior al previsto en la legislación fiscal vigente. Por tanto nos encontramos ante 2 opciones:

La empresa tiene un largo historial de pérdidas y su situación patrimonial y financiera parece indicar que no serán capaces de revertir la situación. NO SE DEBERÍAN CONTABILIZARIAN ESTOS ACTIVOS POR IMPUESTOS DIFERIDOS.

Es probable que la sociedad revierta su situación, existe un plan de viabilidad que indica que en los próximos ejercicios se materializaran beneficios y se podrán compensar dichas pérdidas. SE DEBERÍAN CONTABILIZAN.

Ahora bien, hasta 2014 el derecho a la compensación se perdía si no se podía ejercer en el plazo de 18 años desde que se produjeron las perdidas. Tras la reforma fiscal a partir del ejercicio iniciado el 1 de enero de 2015 desaparece la limitación temporal y se añade la limitación del 60% de la base imponible anual cuando esta exceda del millón de euros.

Por tanto y a modo de resumen parece interpretarse que al no existir limitación temporal podríamos contabilizar las bases imponibles negativas siempre que no se disuelva la sociedad ya que continúa con su actividad de forma indefinida. Y en contra a esta interpretación tendríamos el carácter recuperable de la propia definición de activo.

Decida usted mismo, eso sí ojo porque si decide registrarlas habrá que guardar toda la documentación y los justificantes de haber incurrido en dichas perdidas ya que AEAT podrá solicitarla hasta su prescripción.

Gonzalo Albarracín González

Economista por Universidad CEADE (País de Gales). Máster Finanzas Cajasol. Máster Derecho Tributario Cajasol.

Gonzalo Albarracín González
Autor: Gonzalo Albarracín González Economista por Universidad CEADE (País de Gales). Máster Finanzas Cajasol. Máster Derecho Tributario Cajasol.

Últimas entradas

Ver todas las entradas de