unnamed
Ana Belén Pozo Sánchez

PACTO DE NO COMPETENCIA EN LA RELACION LABORAL

En el artículo 21 del Estatuto de los Trabajadores se regula el pacto de no concurrencia y de permanencia en la empresa.

El objetivo de este pacto de concurrencia y de exclusividad es limitar la posible actividad del trabajador bien por cuenta ajena o propia, evitando el perjuicio que le pueda suponer a su empresa la utilización por el trabajador de los conocimientos adquiridos en la misma, en una actividad que entra en competencia con aquella. Si los trabajadores acceden a información confidencial de las empresas y se teme que en un futuro trabaje para la competencia, se lleve información confidencial de clientes etc…, mediante el pacto de no competencia su trabajador renuncia a hacerle la competencia a cambio de que se le abone una contraprestación económica.

Este pacto podrá ser aplicado durante la vigencia del contrato y durante 2 años después del cese si se trata de técnicos y de 6 meses después del cese para el resto de trabajadores, además solo será válido si concurren los requisitos siguientes establecidos en el E.T::

a) Que el empresario tenga un efectivo interés industrial o comercial en ello.

b) Que se satisfaga al trabajador una compensación económica adecuada. Aunque no existe actualmente una regla para determinar dicha cuantía, la misma tiene carácter indemnizatorio, ya que resarce al afectado por su renuncia a elegir un trabajo futuro, por lo que NO se debe computar a efectos del cálculo de indemnización de un posible despido, aunque si queda sujeta a retención IRPF y cotiza a efectos de Seguridad Social.

En el supuesto de compensación económica por la plena dedicación, el trabajador podrá rescindir el acuerdo y recuperar su libertad de trabajo en otro empleo, comunicándolo por escrito al empresario con un preaviso de treinta días, perdiéndose en este caso la compensación económica u otros derechos vinculados a la plena dedicación.

Cuando el trabajador haya recibido una especialización profesional con cargo al empresario para poner en marcha proyectos determinados o realizar un trabajo específico, podrá pactarse entre ambos la permanencia en dicha empresa durante cierto tiempo. El acuerdo no será de duración superior a dos años y se formalizará siempre por escrito. Si el trabajador abandona el trabajo antes del plazo, el empresario tendrá derecho a una indemnización de daños y perjuicios.

El pacto debe realizarse siempre de mutuo acuerdo entre ambas partes. Además, una vez pactado, la empresa no puede suprimirlo de forma unilateral.

Ana Belén Pozo Sánchez

Diplomada en Relaciones laborales por la Universidad de Sevilla.

Ana Belén Pozo Sánchez
Autor: Ana Belén Pozo Sánchez Diplomada en Relaciones laborales por la Universidad de Sevilla.

Últimas entradas

Ver todas las entradas de