Autónomo sin actividad
Gregorio Pérez Ruiz

Qué obligaciones tiene el autónomo sin actividad

El autónomo sin actividad y, aunque esto pueda parecer extraño, tiene la opción de cerrar un trimestre sin facturación. Y todo esto aún manteniendo los gastos normales del negocio, a saber, alquileres, portes, teléfono, gastos de correo entre otros; entonces ¿estamos obligados a presentar los modelos oficiales?.

Actualmente existen dos opciones y en las dos, el paso con total obligatoriedad, pasa por presentar el modelo 303. Debemos tener en cuenta que la AEAT quiere conocer en cualquier momento, todo lo que acontece en nuestra empresa, qué se ha ingresado y el por qué. Además, siempre nos interesará como autónomos, presentar estas pérdidas ante la AEAT para que puedan ser desgravadas.

¿Cómo proceder ante la Hacienda Pública cuando no haya actividad de ningún tipo?. Les adelantamos las dos opciones que la AEAT permite.

En la primera nos podemos declarar sin actividad, marcándolo en la casilla que refleja ‘Sin actividad’ en el modelo 303. Es así como se presenta porque no hemos expedido factura alguna, no hemos realizado venta alguna y, como consecuencia de ello, no hemos cobrado absolutamente nada por el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Si procedemos así da lugar a pensar que no es posible desgravar los gastos ni el IRPF en los modelos 130 y 100 (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), lo que dará lugar a que todos los gastos del trimestre tengan que correr por nuestra cuenta, entre los que se encuentran teléfono, gasolina, alquileres, etc.

En la segunda, se nos brinda la posibilidad de desgravar ante la Hacienda Pública todos los gastos y es mediante la presentación del modelo 303, en la declaración del IVA trimestral, o con el 390, en la declaración anual del IVA. Aquí no tenemos que marcar la casilla de ‘Sin actividad’ y, por consiguiente, lograremos que nos devuelvan el IVA o bien dejarlo pendiente para poder compensarlo en próximos años.

El modelo del pago fraccionado de retenciones del IRPF, es decir, el 130, nos dará un resultado a cero al no retener nada, como es obvio, pero sí podemos tener consignados los gastos del trimestre a la hora de la presentación de la declaración de IRPF (modelo 100). Todos los gastos que hayan sido generados a partir de la actividad profesional serán reembolsados con independencia de los beneficios que se hayan obtenido. Por lo tanto, obligatoriamente tenemos que conservar las facturas, tickets y demás documentos porque ese dinero no se pierde, volverá a nuestra tesorería.

Gregorio Pérez Ruiz

Analista Contable.

Gregorio Pérez Ruiz
Autor: Gregorio Pérez Ruiz Analista Contable.

Últimas entradas

Ver todas las entradas de