mentir
Francisco Ruiz Ortiz

Sobre presupuestos, reformas fiscales y otras mentiras

Como es habitual los políticos ofrecen una visión sesgada de la realidad, los representantes gubernamentales nos dicen lo que quieren y todo queda en la superficie, que en definitiva es la visión que nos trasladan. Nos dijeron que nos bajaban los impuestos, pero eso era una ilusión, mediante una aparente bajada de tipos, que por cierto favorecen a las empresa que facturen más de 10 millones de euros, se toman, en paralelo, medidas de ensanche de la base imponible que se comen la pretendida bajada . Hacen tributar, para ello, las indemnizaciones por despidos a partir de una cuantía, nos quitan las provisiones por deterioro del inmovilizado material, inversiones inmobiliarias e inmovilizado intangible como deducibles, reducen la reducción por irregularidad, quitan la exención del 100% de los arrendamientos a menores de 30 años para dejarla en el 60%, nos tocan los coeficientes de abatimiento de las plusvalías, quitan la exención de 1500 euros sobre los dividendos, limitan la deducción de bases imponibles negativas, desaparecen casi todas las deducciones en el impuesto de sociedades, estas últimas, suponen un ahorro de 6.200 millones en los presupuestos, pero la realidad es que los impuestos en términos netos no bajan y a las empresas que son las creadoras de empleo se les podan las deducciones, con lo cual por mal camino vamos para una estimación de un 3% del crecimiento y de bajada del paro.

Ahora, con agosticidad, tenemos el libro amarillo de los Presupuestos Generales del Estado, estos, deben de ser creíbles y unos presupuestos que parten de hipótesis electoralitas y políticas para tratar de ganar unas elecciones no obedecen a postulados económicos y conforman un Tetris carente de crédito.

Constantes guiños para ganar votos, por un lado la subida de sueldo a los funcionarios, mayores transferencia a las CCAA, Andalucía la más beneficiada en valores absolutos, para arañar votos al feudo del PSOE, a Cataluña la más favorecida en valores porcentuales, para frenar el intento secesionista, mayor dotación a RTVE y el cine y mayores pensiones a las madres, aunque veremos la reacción de los parados que bajo el decrecimiento del 21% destinando 6000 millones menos bajo la apariencia de que va a crecer el empleo ,cuando la verdadera realidad es que se produce porque a muchos se les ha agotado el desempleo y no hay que presupuestar.

Por otra parte, plantean serias dudas en cuanto a las hipótesis que contempla, como que las CCAA tengan un 0,3% de déficit, que los ingresos suban 7500 millones-un 6,2%- por aumento de la actividad, que no se va a utilizar la hucha de las pensiones y que salga el PP en las elecciones de antes de fin de año y baje los impuestos.

La realidad es que la prima de riesgo ha subido 10 puntos y eso es una medidas de menos credibilidad porque el mercado exterior nos está ya penalizando.

La teleología de un presupuesto en España, debería postular el crecimiento económico y ser expansivos económicamente y para ello y aumentar el empleo deben de activar el consumo, aumentar la inversión pública eficiente, es decir, en infraestructura rentable, bajada de tipos de interés y aumento de exportaciones, en cambio la realidad es que lo que buscan es mantener la inflación y no aumentar el empleo a pesar de incremento de la dotación en políticas activas de empleo. Estos presupuestos arrojan un déficit del 2,8%, prevén una subida de la actividad económica, cuando pronostican una caída de la recaudación por IVA del 2,7% lo cual es paradójico y contradictorio, no hay aumento de las inversiones en infraestructura.

En un contexto favorable de exportaciones al alza y tipos de interés moderados , no cuadran económicamente. En fin, ya veremos a quien toca aplicarlos y las leyes de acompañamiento, porque el que suscribe lo que ve es una maniobra para captar votos y consolidar la austeridad.

Francisco Ruiz Ortiz
Economista

Sevilla Directo

Francisco Ruiz Ortiz

Economista por la Universidad de Sevilla y Auditor de cuentas.

Francisco Ruiz Ortiz
Autor: Francisco Ruiz Ortiz Economista por la Universidad de Sevilla y Auditor de cuentas.

Últimas entradas

Ver todas las entradas de