CQArL-tWEAAkFEd
Javier Ger Vázquez

¿Son deducibles los intereses de demora?

Desde que una resolución del TEAC en el año 2010 modificó el criterio que hasta entonces mantenía esa Sala sobre la deducibilidad de los intereses de demora que gira la Administración y los calificó de no deducibles vivimos instalados en una incertidumbre sobre los mismos, pues por el contrario la Dirección General de Tributos ha venido señalando en sus consultas que los intereses de demora sí son deducibles. Esta incertidumbre se ha acentuado durante el 2015, ya que el 7 de mayo el TEAC reitera su criterio de no deducibilidad, y el 21 de diciembre la DGT continua considerando deducibles los intereses de demora. Así pues, la pregunta es clara. ¿Qué opinión pesa más?La respuesta es que las contestaciones de la DGT no son vinculantes para los Tribunales Económicos, sin embargo si ocurre al revés, es decir los criterios de los Tribunales Económicos sí son vinculantes para la Administración. Además, el hecho de que sea un criterio repetido en las resoluciones del TEAC convierte este criterio en doctrina, y por tanto la Administración debe entender los intereses de demora como no deducibles a pesar de no estar de acuerdo con ello.

En mi opinión este maremágnum de criterios distintos aporta una inseguridad jurídica en los contribuyentes de tamaña proporción. Sin embargo, ayer se publicó en el BOE una Resolución del 4 abril de 2016 de la DGT que intenta aclarar el asunto y lo hace confrontando y analizando los artículos 15 LIS y 26 LGT que tratan respectivamente sobre los gastos no deducibles y Art. 26 LGT que trata sobre los intereses de demora, llegando a la conclusión que estos intereses no se encuadran dentro de ninguno de los aportados del Art. 15 LIS

En resumen, esta Resolución renueva el criterio de la DGT sobre estos intereses de demora y lo más importante es que viene a justificar que no existe contradicción alguna entre la doctrina del TEAC y sus últimas consultas sobre este asunto (en 2016 volvió a emitir otra), puesto que la doctrina del TEAC proviene de la redacción del antiguo Art. 14 del TRLIS, y sus consultas son sobre el Art. 15 de la Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades del 27 de noviembre.

Siendo cierto tal extremo, debemos entender que para los ejercicios iniciados con anterioridad al 1 de enero de 2015 no son deducibles estos intereses de demora del Art. 26 LGT, pero sí lo son para los ejercicios iniciados con posterioridad a esa fecha. Solo esperemos que el TEAC hable ahora o calle para siempre.

Javier Ger Vázquez

Economista por la Universidad de Sevilla. Máster Finanzas Cajasol. Máster en Derecho Tributario por Cajasol.

Javier Ger Vázquez
Autor: Javier Ger Vázquez Economista por la Universidad de Sevilla. Máster Finanzas Cajasol. Máster en Derecho Tributario por Cajasol.

Últimas entradas

Ver todas las entradas de