Tribunal Supremo
José Ortiz de la Torre

Sucesión de plantilla en contrata consistente en activo inmaterial (STS 27 de abril 2015)

Ponemos sobre la mesa una sentencia que cambia el rumbo dirigido por la Jurisprudencia Española en cuanto a lo que se conoce como Sucesión Empresarial, con la introducción de una figura jurisprudencial nacida del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y que se conoce como “Sucesión de Plantilla”, por la que se entiende que se produce cuando como ocurre en determinados sectores en los que la actividad descansa fundamentalmente en la mano de obra, ejerciendo un conjunto de trabajadores de forma duradera una actividad común que por sí misma puede constituir una entidad económica y que, por tanto, puede mantener su identidad aún después del cese en la actividad contratada, cuando el nuevo empresario no se limita a continuar con la actividad de que se trata, sino que además se hace cargo de una parte esencial del personal de su antecesor.

Hasta dicha sentencia, se tenía por entendido que la obligación de subrogación de trabajadores podía aplicarse por vía del convenio colectivo de aplicación, porque el pliego de condiciones así lo estipulase, o bien, porque fuere de aplicación el artículo 44 del ET en cuanto a Sucesión de Empresas para dicho caso concreto, sin embargo, dicha sentencia, aun no dándose ninguno de los 3 supuestos anteriores, es decir, aun no estando presentes los presupuestos del artículo 44 del ET, ni prever la subrogación el Convenio Colectivo o el pliego de condiciones, por el mero hecho de continuar la empresa entrante en la actividad, asumiendo o incorporando a su plantilla a un número significativo de trabajadores de la empresa cesante, tanto a nivel cuantitativo (asumir por ejemplo la empresa entrante dos trabajadores sobre un total de seis 9), como cualitativo.

Por el contrario, si la actividad no descansa fundamentalmente en la mano de obra, sino que exige de instalaciones o importantes elementos materiales, aunque se produzca la continuidad por un nuevo empresario y éste asuma un número significativo de empleados por el anterior, no se considera que haya sucesión de empresa si al tiempo no se transmiten aquellos elementos materiales necesarios para el ejercicio de la actividad.

Por tanto, la sentencia en cuestión, respalda la garantía de continuidad de los contratos laborales, establecida tanto en el art. 44.1 del ET, como en los arts. 1.1. y 3.1 de la Directiva 2001/23.

José Ortiz de la Torre

Especialista en Derecho Laboral y Gestión de Recursos Humanos.

José Ortiz de la Torre
Autor: José Ortiz de la Torre Especialista en Derecho Laboral y Gestión de Recursos Humanos.

Últimas entradas

Ver todas las entradas de